Día Internacional de la DisCapadidad

Hoy, 3 de Diciembre, es el Día Internacional de la DisCapacidad, sería genial que aprovecháramos para concienciar también de las capacidades. ¿Qué os parece?.

Ya que vivimos en una sociedad que nos marca criterios sobre cómo se deben hacer la cosas, podríamos responderle tomando conciencia de que ningún acto tiene que hacerse de una manera específica. Según esas reglas y medidas, fallaremos en la ejecución de miles de tareas, pero siempre habrán acciones que nos hagan especiales… Porque todos disponemos de capacidades. Si, ¡Todos!

Imagina que un día nos pusiéramos a valorar las capacidades de un animal. Supongamos que un perro ladra y que alguna persona dijera: “Este perro no ladra muy bien, no lo hace en el tono que debería…”  ¿Sería absurdo no? Los animales son afortunados de no tener esas reglas que marcan sus capacidades naturales.

Yo considero que tengo mis limitaciones, como todos, pero también tengo mis dones aunque siempre me cuesta más valorarlo.  Yo he conocido a muchas personas con dones especiales, tapados en muchas ocasiones por las dificultades que tienen al realizar determinadas actividades.

Hace muchos años apareció en mi vida un duendecillo de tirabuzones rubios y una sonrisa que me enamoraba. Él puede nombrar solo algunas palabras, pero sin embargo a través de unas mágicas conversaciones (que solo nosotros entendemos), podemos comunicarnos mientras nos miramos con complicidad, algo que nos llena de energía. También dispone de dos dones muy especiales, como es la facilidad con el manejo de las nuevas tecnologías y una fluidez en su nado fuera de lo común que parece como si el agua fuera su propio hogar…   ¡Es mi pececito!

Conozco a otro chico que siempre ha hecho todo lo posible por seguir el ritmo de clase, algo que a veces le es difícil. Pero su constancia y apoyo familiar le hace confiar en que no hay límites en su vida, y así se lo repite a menudo su madre.  Él tiene gran facilidad para los idiomas y la música. ¡Es un artista!

También conozco a una niña que no anda ni habla, y depende de la ayuda de su mamá para cualquier actividad diaria. Pero por otro lado, tiene una mirada y una sonrisa que cautiva, puedes sentir un sinfín de emociones con solo mirarle, y su sonrisa ilumina cada lugar al que va… ¡Es nuestra luciérnaga!

Tengo en mi vida también a un ser mágico, con un corazón que no tiene límites. Tiene compañeros que no le tratan como se merece, y aún así, él siempre responde con una sonrisa por las ganas de ser todos una pandilla… ¡Es un gran amigo!

Y así tengo un gran número de chic@s extraordinarios a los que llevo en mi corazón, gracias por ser como sois y por darme la oportunidad de formar parte de vuestra vida. ¡Gracias!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *